Historia Nacional

En el aniversario de la muerte del Gral. José Gervasio Artigas

PDFE-mail

Este escrito fue publicado en el año 2009. Como homenaje al Patriarca

23 de setiembre

Primavera en Asunción del Paraguay. Tocan a su fin los días apenas frescos del invierno asunceño. La promesa del calor se nota en el aire, las lluvias son más frecuentes y abundantes y por donde se mire, el verdor parece reventar en mil brotes perfumados.
Tiempo lindo, del que más le gusta al anciano Caudillo, balsámico para sus cansados huesos, que se van rindiendo, derrotados al fin por los largos años de intemperie.

Leer más...

 

25 de agosto

PDFE-mail

Fría mañana invernal de 1825 en la Florida.  Los Patriotas Orientales, con incertidumbres pero esperanzados en el futuro de la gran Patria sudamericana, están por votar lo que ellos entendían como independencia. Independencia de Portugal y Brasil, para entonces sí,  en pleno ejercicio de su Soberanía, volver a ser lo que anhelaban: una Provincia más  de las “Unidas del Río de la Plata”. Enfrentarían así, en mejores condiciones, al enemigo que por entonces se les presentaba como más temible: Lusitanos y Brasileños.

Leer más...

 

Lorenzo Latorre

PDFE-mail

© Copyright Revista LA ONDA digital

Sobre el estadista uruguayo, coronel Lorenzo Latorre

por Alfredo E. Allende
Este año se cumplió el 90° aniversario del fallecimiento de Lorenzo Latorre autor principalísimo del Estado de la República Oriental del Uruguay.
Había nacido en Montevideo en 1844. Gobernó entre marzo de 1876 y enero de 1880; fue proclamado por una muchedumbre importante para la época Gobernador Provisorio. Había tenido un comportamiento heroico en la guerra del Paraguay y se distinguió en otros enfrentamiento locales en calidad de jefe por su eficiencia e inusual clemencia en esa época; no se ascendió a general, ni promovió los cuadros superiores, manteniéndose con el grado de coronel; redujo drásticamente el presupuesto castrense en más del 50%. Formó su gabinete -su procedencia era "colorada"- con gente independiente, "blancos" de gran valor y con miembros de su Partido.
Respetó la constitución pre-existente del Tribunal Superior de Justicia, judicializó la campaña -por entonces semibárbara- con jueces de paz letrada; nadie fue perturbado por sus opiniones en reuniones públicas; ningún periódico fue cerrado en sus gobiernos, tanto cuando fue Gobernador Provisorio como en el período en el que se desempeñó como Presidente constitucional: al contrario, surgieron expresiones periodísticas opositoras; ninguna persona sufrió la pena de exilio; suprimió las levas de la gente de color; admitió las primeras huelgas del naciente movimiento obrero.
El Uruguay, hacia 1870, había entrado en colapso productivo, sin caminos, prácticamente sin escuelas en la campaña y escasas en Montevideo. La propiedad rural, carentes de cercos y de protección adecuada, engendraba las condiciones para incursiones de partidas de gauchos bravos que hacían de las mismas su "modus vivendi".
Latorre rompió el statu quo  agrario lanzando al país por la senda de la producción en cantidad y calidad mediante la organización policial y judicial  y el tendido de alambrado -se daban créditos a tal efecto- lo que permitió convertir al Uruguay en uno de los grandes productores de ganado refinado en el mundo; todo lo cual hizo habitable la campaña por vez primera.
Entre sus otras obras de enorme trascendencia se cuenta el Registro Civil de la Personas; el Correo Nacional levantando estafetas dónde antes existían "pulperías" como lugares de referencias epistolares; la red de telecomunicaciones telegráficas que posibilitó la comunicación e integración con las comarcas más alejadas de Montevideo; el registro de Marcas y Señales y el Registro General de Embargos e Interdicciones, sin los cuales no habría seguridad jurídica para las propiedades y transacciones.
Dictó el Código de Procedimientos criminales estudiado por valiosos juristas convocados al efecto, a fin de otorgar transparencia a las garantía individuales, y actualizó la vetusta legislación. Impulsó la gran reforma escolar con su colaborador José P. Varela, resistida desde varias sectores -sólo posible por su decisión de proteger a Varela y a sus realizaciones- que permitió eliminar de raíz en pocos años el analfabetismo casi total de la campaña y muy extendido en la propia capital; no sólo la educación fue pública, laica y obligatoria, sino de características científicas, cosa hasta ese momento desconocida. Mandó erigir la Escuela-Taller de Artes y Oficios en Montevideo y obtuvo una ley para la difusión de esos institutos en el interior.
Ordenó el régimen penitenciario que constituía un galimatías atroz -en realidad no existía- con detenidos insertos en el ejército, en pontones y en la colina del Cerrito; hizo levantar una penitenciaría en la ciudad capital, considerada por Gonzalo Abella entre otros historiadores, como una avanzada internacional en la materia, mientras en la Argentina se enviaban  los presos a los fortines, o se los encerraban en la isla de los Estados, o Francia los enviaba a la isla del Diablo en la Guayana, en Rusia, a Siberia
Algo llamativo y casi ignorado hasta el presente: aceptó e impulsó una reforma universitaria considerada la primera en América, con incorporación democratizadora de profesionales y estudiantes en los claustros de altos estudios.
Erigió la Facultad de Medicina y cimentó las bases de las después llamadas Facultades de Agronomía, Agrimensura e Ingeniería, con organización de cursos y validez de títulos. Intentó en sus últimos meses de mandato presidencial llevar a cabo una reforma racional en las distribuciones de tierras fiscales, como lo ha sacado a la luz el estudioso oriental Piedra Cueva-Azpiroz.
Falleció en 1916 exiliado en Buenos Aires -él, que había eliminado en sus gobiernos esa punición inconstitucional- dejando una larga familia argentina cuyos descendientes vivimos orgullosos en el recuerdo, obscurecido en el propio país del prócer, del que fuera en realidad el estadista por antonomasia y que posibilitó con sus realizaciones las posteriores tareas ímprobas de José Batlle y Ordóñez y de varios políticos eminentes, como lo ha explicitado el historiador y diplomático uruguayo Juan José de Arteaga en su "Uruguay. Breve historia contemporánea".
LA ONDA® DIGITAL

 
 

Parte de batalla de Las Piedras elaborado por el Gral.Artigas

PDFE-mail

Parte de la Batalla de Las Piedras de José Artigas a José Rondeau

 Active Image


<< Autor: José Gervasio Artigas


Habiendome acampado en la villa de Canelones con el objeto de molestar a los enemigos, que se hallaban cituados en las Piedras y privarles las introducciones de Ganados y demas comestibles para Montevideo; y advirtiendo ser insuficientes todas las providencias y vigilancia de las Partidas, que continuamente destacaba á este fin; dispuse con anúencia de los S.S. Capitanes, el atacarlos, en atención á que aun quando las fuerzas enemigas ascendian al número de 600 hombres, según las mas noticias que por algunos pasados havía adquirido. Contaba con mucha parte adicta á nosotros.

Pasé inmediatamente el correspondiente oficio á mi hermano Don Man. Artigas,

Leer más...

 

18 de mayo de 1811

PDFE-mail

FORMACIÓN DEL EJERCITO ORIENTAL

 Proclama de Mercedes - II de abril de 1811

... "Unión, caros compatriotas, estad seguros de la victoria. He convocado a todos los patriotas caracterizados de la Campaña, y todos se ofrecen con sus personas y bienes, a contribuir a la defensa de nuestra justa causa. = A la empresa compatriotas, que el triunfo es nuestro: vencer ó morir sea nuestra cifra; y tiemblen, tiemblen esos tiranos de haber excitado vuestro enojo, sin advertir, que los americanos del sud, están dispuestos a defender su patria; y a morir antes con honor, que vivir con ignominia en afrentoso cautiverio.

"Quartel general de Mercedes 11 de abril de 1811"

 
 

El Desembarco de los Treinta y Tres Orientales

PDFE-mail

19 DE ABRIL DE 1825- CRUZADA LIBERTADORA-DESEMBARCO DE LOS 33 ORIENTALES

En 1823, Juan Antonio Lavalleja, que había sido uno de los lugartenientes de

Artigas, había regresado a la Banda Oriental - entonces Provincia Cisplatina

bajo el dominio portugués recientemente convertido en brasileño - luego de

estar alrededor de cinco años preso en la Isla das Cobras.

Versión pdf para bajar: http://www.lancerosorientales.com/docs/19DEABRILDE1825.pdf

Leer más...

 

La Admirable Alarma o Grito de Asencio

PDFE-mail

Febrero 27, de 1811.

Un puñado de orientales, cansados ya de humillaciones, había decretado su libertad en la villa

de Mercedes (...) y la primera voz de los vecinos orientales que llegó a Buenos Aires fue

acompañada de la victoria del 28 de febrero de 1811: día memorable que había señalado la

Providencia para sellar los primeros pasos de la libertad en este territorio, y día que no podrá

recordarse sin emoción, cualquiera que sea nuestra suerte". J. G. Artigas (1)

El "Grito de Asencio" fue el triunfo de los orientales en armas dirigidos por Venancio Benavídez

y Pedro Viera frente a los españoles.

Leer más...

 
 

José Gervasio Artigas

PDFE-mail

José Gervasio Artigas, el Hombre americano que se adelantó siglos a su época.

Documentos inéditos acerca de su vida, trayectoria e hitos históricos en los que ha participado, tomado de la Sociedad Nativista y Tradicionalista "Lanceros Orientales"

El Natalicio de Artigas

http://www.lancerosorientales.com/docs/19deJunio+Natalicio+de+ARTIGAS.pdf

Retrato escrito de José Artigas

http://www.lancerosorientales.com/docs/Retrato_escrito_de_Jose_Artigas.pdf

El 18 de Mayo de 1811

http://www.lancerosorientales.com/docs/18mayo1811.pdf

Parte de Batalla de la Batalla de Las Piedras

http://www.lancerosorientales.com/docs/Parte_de_Batalla_18May1811.pdf

El Escudo Federal

http://www.lancerosorientales.com/docs/Escudo_Federal.pdf    Parte 1

Sus últimos años en el Paraguay

http://www.lancerosorientales.com/docs/Artigas_en_Paraguay.pdf