Teatro

El Teatro Solís

PDFE-mail

El Teatro Solís de la ciudad de Montevideo (Uruguay) fue inaugurado en el año 1856 en presencia del presidente Gabriel Antonio Pereira, con la representación de la ópera Ernani de Verdi, aunque la idea de tener una sala de nivel internacional en la capital de la joven república existía casi desde el nacimiento de ésta.

Toma su nombre del navegante español Juan Díaz de Solís, que fue el comandante de la primera expedición europea que penetró en el Río de la Plata. Antes de elegirse ese nombre se habían barajado otros, como Teatro del Progreso, Teatro de la Empresa y Teatro del Sol (por el gran sol que corona la fachada del edificio).

La guerra civil que se extendió desde 1838 hasta 1851 enlenteció las obras de construcción del teatro, que se iniciaron en 1842 y que fueron interrumpidas en el año 1852 por el Sitio de Montevideo. Al momento de la inauguración no estaba terminado, faltando las alas laterales, lo cual provocaba un contraste importante entre el volumen central construido y los espacios vacíos laterales. Estos se levantaron entre los años 1869 y 1874, y una vez terminados no fueron destinados a la actividad teatral, sino a locales comerciales.

La fachada principal del Solís tiene similitudes con la del Teatro Carlo Felice de Génova, la sala tiene forma ligeramente elíptica, como la de la sala del Teatro alla Scala de Milán, aunque el interior del Solís guarda una similitud notable con otra sala italiana, el Teatro Metastasio de Prato, cerca de Florencia.

La sala posee las características típicas de los teatros líricos, con platea y 4 anillos conocidos como Tertulia baja, Tertulia alta, Cazuela y Paraíso.

Está situado en el barrio de la Ciudad Vieja y su entrada principal es por la calle Buenos Aires esquina Bartolomé Mitre.